...
Los 10 mejores zocos y medinas de Casablanca

Gente de Marruecos- gente culta y diversa-

La diversidad cultural de la nación de Marruecos es una cosa de asombro y maravilla. Su arquitectura bereber de ladrillos de barro pisé, la música melhoune de influencia española y las deliciosas especias del ras el hanout son sólo algunos de los encantos característicos del país norteafricano. Mientras que Tanzania y Uganda son muy diversas en su variedad tribal y lingüística, el patrimonio marroquí es una amalgama de las muchas culturas que han influido en esta tierra a lo largo de los siglos. La riqueza de la cultura marroquí rivaliza y complementa la de cualquiera de África, ¡o del mundo!

Situado a menos de 10 millas de España, a través del estrecho de Gibraltar, Marruecos limita con el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, junto con el país de Argelia al este. Las principales culturas bereberes y árabes de Marruecos se complementan con elementos de las tradiciones francesa, romana, judía, española y otras, ¡una mezcla ecléctica! Una cultura verdaderamente cosmopolita, viajar dentro de las fronteras de Marruecos es como un viaje por toda la cuenca mediterránea y mucho más allá. La tierra y las gentes de Marruecos tienen muchas historias que contar, desde las cumbres del Atlas, pasando por el Valle de las Kasbahs, hasta la Gran Costa de Casablanca.

Con una historia que se remonta a 5.000 años atrás y que perdura hasta nuestros días, el pueblo indígena bereber tiene una identidad duradera y central en Marruecos. Cultura laboriosa y tenaz que emigró a la zona y más allá hasta Malí y Níger, los bereberes y los árabes constituyen la mayoría de la sociedad marroquí. Tanto el árabe marroquí darija como las lenguas bereberes amazigh (siendo común la variante tamazight) son oficiales en el país, y los marroquíes de hoy hablan una variedad de dialectos de cada una que varían según la región. También se habla el francés, sobre todo en ámbitos formales y económicos.

Con un abanico tan caleidoscópico de culturas que han contribuido al desarrollo histórico de la sociedad del país, hoy en día sigue viviendo en Marruecos una gran variedad de pueblos. Se ha dicho que viajar por Marruecos es más parecido a explorar los países de toda la región que quedarse dentro de las fronteras de uno solo. Las diferentes vistas y sonidos de Marruecos se suman a la experiencia de conocer a los lugareños, que son famosos por su comportamiento amable y acogedor.

Tánger, Rabat y Casablanca en la costa norte
Fez, en el interior del país
Tánger, Rabat y Casablanca en la costa norte
Marrakech central, en las estribaciones del Atlas

Las zonas urbanas de Marruecos son lugares de multiculturalismo y de pensamiento relativamente progresista y abierto. Los barrios de la medina conforman muchas de estas ciudades, con estrechos laberintos de calles y callejones que conectan los mercados de los zocos y las ciudadelas de las kasbah. En Marruecos, la gente trabaja en varias industrias, especialmente en el turismo, la agricultura y un creciente sector de energías renovables, y el fútbol es el deporte más popular. Aunque gran parte del país conserva un patrimonio antiguo por doquier (piense en las curtidurías de cuero de Fez y en la deslumbrante combinación de colores azules de Chefchaouen), Marruecos también se está modernizando a gran velocidad. Como cualquier cultura compleja, la de Marruecos y sus habitantes exigen respeto a los viajeros Desierto Marrakech.

Sea cual sea el destino, es importante ser un viajero consciente que se mantiene con las buenas prácticas del turismo responsable y sostenible. He aquí algunos consejos para Marruecos:

Respeta la intimidad de los marroquíes cuando los fotografíes: si vas a hacer una foto que incluya a una persona concreta, pregunta siempre antes.

Los saludos en Marruecos son bastante formales y suelen incluir un apretón de manos. Si se trata de un primer encuentro, es habitual que se hagan algunas preguntas sobre la familia. Si un hombre extranjero se encuentra con una mujer marroquí por primera vez, ella iniciará el apretón de manos, o una pequeña reverencia que debe ser correspondida sin un apretón de manos.

Las muestras de afecto en público son un tabú para los marroquíes.

La mano derecha es la que se usa para interactuar en público, gesticular y comer. La mano izquierda es tabú, reservada para el baño y otras tareas, aunque comer con ella en ambientes menos formales puede ser aceptable si se es zur Gente de Marruecosdo.

Salvo algunas (Tin Mal en el Alto Atlas, Hassan II en Casablanca), los no musulmanes no deben entrar en las mezquitas.

Nuestros viajes a Marruecos son la oportunidad perfecta para experimentar lo mejor de este país, a la vez que tenemos un impacto positivo en los lugares que visitamos Gente de Marruecos – gente culta y diversa-.

En Marruecos, como en muchas partes del norte de África y Oriente Medio, la espiritualidad y la religión son una parte importante del patrimonio y de la vida cotidiana. Si bien se reconoce la libertad de práctica religiosa, la población musulmana de Marruecos representa casi la totalidad de las personas que viven en el país. La mayoría de ellos son suníes, y viajar por Marruecos ofrece una ventana a su forma de vida a través de la observación del Ramadán y el Eid Al Adha Gente de Marruecos – gente culta y diversa-.

Verá a hombres y mujeres con una gran variedad de ropas y tocados que reflejan ésta y otras regiones islámicas del mundo, y la llamada a la oración, que suena en clave menor, resonará desde los altavoces de los tejados. La belleza y el misterio están por todas partes para que los viajeros los aprecien y aprendan, tanto directamente de los marroquíes como recorriendo los lugares religiosos, históricos y los museos Gente de Marruecos – gente culta y diversa-.

La comida es uno de los muchos aspectos de la cultura marroquí que merece la pena celebrar. Puede que estemos familiarizados con platos como el cuscús, pero saborear las numerosas comidas tradicionales marroquíes en su país de origen es un gran placer. Las comidas comunales suelen servirse en una mesa redonda baja, sentados en el suelo, y se comen con las manos en lugar de con cubiertos. Hay que lavarse las manos, y esperar a empezar a comer hasta que lo haga el anfitrión. Sepa que le servirán más si termina lo que tiene delante, así que deje un poco para indicar que ha terminado Gente de Marruecos – gente culta y diversa-.

Marruecos es un lugar con diversidad de paisajes, personas e historias. Los marroquíes están orgullosos de su patrimonio, y viajar por su tierra natal es regalarse la aventura de su vida. Póngase en contacto con nosotros para empezar a planificar su viaje a Marruecos hoy mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Optimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.