...
Dormir en el desierto del Sahara

Dormir en el desierto del Sahara

A la tierna edad de cinco años, monté un campamento improvisado dentro de mi casa. A los 16, monté mi tienda en el patio de un amigo para una fiesta de pijamas. El verano que cumplí 20 años, volví a utilizarla cuando fui a un festival de música. Justo antes de cumplir los 30, disfruté por primera vez de la experiencia de dormir en el desierto en Marruecos.

A pesar de que las circunstancias y las limitaciones de cada experiencia son muy diferentes, no puedo evitar pensar que hay un hilo conductor; que, en cierto modo, todas ellas son experiencias llenas de emoción que nos permiten conectar con esa personita que llevamos dentro y que disfruta de las pequeñas aventuras.

Cuando paso la noche en una tienda de campaña entre las dunas del Sáhara, vuelvo a ser esa niña emocionada, con esas cuatro sillas y dos mantas como techo en medio de la habitación. A pesar de su aparente sencillez, esta experiencia suele provocar numerosas dudas que espero resolver en este artículo. ¡Empecemos!

Qué desierto elegir

Suele ser la primera pregunta que nos hacemos, y probablemente la primera que debemos responder, ya que cada desierto se encuentra en lugares muy diferentes, y es muy importante saber cuánto tiempo vamos a estar en la carretera para planificar nuestro viaje.

Para abordar esta cuestión, dividiremos los diferentes desiertos en dos grandes grupos: los que forman parte del Sahara y los que no.

Erg Chebbi y Erg Chegaga

En el Sáhara marroquí hay dos desiertos principales: Erg Chebbi y Erg Chegaga. Consisten, en pocas palabras, en dunas de arena. Si busca un paisaje variado de grandes montañas y una belleza natural escarpada, éste es su lugar.

Cualquier esfuerzo requiere cierto sacrificio y tendrá que pasar una cantidad considerable de tiempo en la carretera. No se deje engañar por el kilometraje: a pesar de que hay 330 millas (550 km) de Marrakech a Erg Chebbi y 180 millas (300 km) a Erg Chegaga, en ambos casos se trata de un viaje de al menos 8 horas. El tiempo de viaje es similar a pesar de la distancia, porque la carretera a Erg Chegaga está en peor estado y hay que ir fuera de la carretera durante dos horas en el desierto.

Si se parte de Fez, tanto a Erg Chebbi como a Erg Chegaga la distancia es similar, algo menos de 300 millas (500 km), o unas 7 horas de conducción.

Desde Marrakech, es habitual dedicar dos días de ida al desierto y uno de vuelta. Desde Fez, lo normal es pasar un día de ida y otro de vuelta. Por lo general, sólo se hacen las paradas necesarias, pues de lo contrario se corre el riesgo de llegar al desierto cuando ya ha oscurecido. A pesar de ello, es sorprendentemente agradable, gracias a los espectaculares y variados paisajes del camino.

Muchos grupos de visitantes primerizos eligen Erg Chebbi, el típico desierto con grandes dunas rojizas. El camino menos transitado es Erg Chegaga, con dunas más bajas y un ligero toque de color marrón. Esta opción implica organizar su propio transporte, pero se obtiene una experiencia algo más auténtica. Muchos visitantes que vienen por segunda vez prueban Erg Chegaga.

Nunca está de más dedicar un tiempo de lectura más específico a cada uno. En este artículo hablo de Erg Chebbi, y este es el de mi compañero Rafael sobre el desierto de Erg Chigaga. También describimos con más detalle cómo llegar, los paisajes del camino, etc.

Zagora y Agafay

Si se aloja en Marrakech y su tiempo es limitado, también puede visitar el desierto de Agafay, a las afueras de Marrakech (1 hora en coche) y el de Zagora, a 210 millas (350 km) o unas 6 horas en coche.

Estos desiertos, debo aclarar, son escarpados y rocosos, sin apenas dunas y, sin duda, menos fotogénicos. Me gustaría hacer hincapié en este punto porque a menudo ocurre que un vendedor avispado utiliza imágenes de Erg Chebbi para vender un viaje a Zagora o Agafay. Aquí hay fotos de ambos:

Zagora Desert

Desierto de Agafay

Pero no debes descartar de plano estas opciones, ya que son perfectamente válidas e incluso necesarias si tienes poco tiempo. Además, te aseguro que seguirás disfrutando de una noche inolvidable junto a tus compañeros de viaje.

Dado que estos dos desiertos son similares, para elegir uno de los dos deberá tener en cuenta su tiempo y su presupuesto. Hay excursiones en grupo a Zagora, pero no a Agafay. Los campamentos de Agafay también suelen ser más lujosos, ya que es una opción típica para las familias que quieren proporcionar a sus hijos esta experiencia sin someterlos a largas horas de viaje.

A partir de ahora, me centraré en Erg Chebbi y Erg Chigaga, aunque me aseguraré de hacer las anotaciones necesarias para que la idea principal pueda utilizarse también para Zagora y Agafay.

Cuándo viajar al desierto

Una vez que tenga una idea aproximada de su itinerario y de cuántos días va a durar su viaje, la siguiente decisión, mientras mira compulsivamente las múltiples opciones de vuelo, es cuándo ir. Si tienes cierta flexibilidad de horarios, conocer el tiempo te ayudará a decidir.

Independientemente de la estación, hay una gran diferencia de temperatura entre el día y la noche. Las dos estaciones más particulares son el verano, con días muy calurosos pero noches agradables, y el invierno, con días agradables pero noches muy frías.

Mi recomendación es visitar el desierto en primavera u otoño. Incluso el verano es una opción, ya que llegaremos al Sahara al atardecer y nos iremos poco después del amanecer y no tendremos que enfrentarnos al calor del mediodía.

Curiosamente, el invierno es la estación más solicitada, ya que es cuando la mayoría de los viajeros tienen vacaciones y sueñan con terminar el año de una forma única. Si ese es tu caso, no debes preocuparte más de lo necesario, simplemente toma algunas precauciones que te mencionaré al final del artículo.Si quieres profundizar, consulta nuestra página sobre el clima en el Sahara. Si eliges Zagora o Agafay no tendrás que tomar tantas precauciones, porque tienen un clima de interior, similar al de Marrakech.

Pasar la noche en una tienda de campaña

En el desierto solemos alojarnos en tiendas como las que tradicionalmente utilizan los nómadas. Tienen una estructura sencilla, generalmente de madera o mampostería, que se cubre con telas y alfombras.

A pesar de su humilde origen, la tienda nómada se ha adaptado bien a la industria del turismo, y hoy en día existe una amplia gama de opciones a todos los precios. Hay cuatro características que hay que tener en cuenta antes de decidirse por una: los materiales de construcción, la ubicación, los servicios y la distribución.

Podemos dividirlas en tiendas tradicionales, con estructura de madera y revestimientos de cuero y moqueta, y tiendas de lujo, con estructura metálica y revestidas con materiales textiles de mayor calidad o sintéticos. Las estándar son más pequeñas, normalmente con espacio para una cama y poco más, mientras que otras tienen incluso un baño completo en su interior y, a veces, hasta aire acondicionado.

En el caso de Erg Chigaga el campamento estará al pie de las dunas, pero en Erg Chebbi también puede estar junto a una posada. En el segundo caso, la posada proporcionará diferentes servicios (electricidad, duchas con agua caliente, un salón, Wifi, etc.) mientras que en el primer caso, el campamento tendrá que ser autosuficiente para todo, aunque la experiencia será mucho más envolvente.

Hay una cuestión en la que me gustaría hacer hincapié: He dicho «al pie de las dunas» y no «entre las dunas», ya que desde hace un tiempo los campamentos están restringidos a determinadas zonas para evitar daños en estos ergios, lo que provocó el cierre de muchos y la reubicación de otros. No cabe duda de que es un placer desayunar rodeado de montañas de arena, pero entiendo y estoy de acuerdo con la decisión tomada.

Algunos campamentos no tienen ningún tipo de fuente de energía. Algunos obtienen la electricidad de un refugio vecino o a través de cables enterrados de un transformador lejano. Lo más habitual son los paneles solares que proporcionan luz y agua caliente. No es habitual que tengan calefacción, aunque siempre te proporcionarán todas las mantas que necesites. A veces tienen una estufa de gas y, en los casos más lujosos, incluso aire acondicionado. En cualquier caso, siempre te proporcionarán la cena y el desayuno.

Todos los campamentos tienen una zona central con alfombras en el suelo, así como una tienda más grande para la cena y el desayuno. Suelen tener también un toldo y zonas comunes de aseo y baño, aunque a veces incluso tienen aseos y un baño dentro de la propia tienda.

Como era de esperar, la variedad de opciones conlleva una amplia gama de precios, desde los 300 dirhams por persona y noche de una tienda estándar hasta los 600 de una tienda de lujo, o incluso los 2.000 de un campamento multitienda de lujo con todas las comodidades. Por supuesto, es libre de elegir la opción que más le convenga, pero yo recomiendo, como mínimo, una tienda tradicional con una estructura de cama y un colchón y aseos compartidos. A menudo se pone un colchón justo en la arena, lo que no es una buena opción, porque puede hacer un frío de muerte por la noche.

Si hablamos de Zagora y Agafay, la cuestión se polariza: en el primero, la mayoría de los campamentos de tiendas son estándar, de precio similar, mientras que en el segundo suelen ser lujosos, con precios a partir de 800 dirhams por persona y noche.

En Erg Chebbi, otra opción es alojarse en una de las posadas situadas en una de las ciudades de los alrededores, principalmente Merzouga. Esta opción es más cómoda y asequible, pero no tan aventurera, por supuesto. Si se piensa pasar varios días en el desierto, recomiendo pasar la primera noche en una tienda de campaña y el resto del tiempo en una posada. Aunque dormir en una tienda de campaña es una experiencia maravillosamente auténtica, no es precisamente cómodo, así que si se pasa varios días en una tienda probablemente deseará haber escuchado mi consejo Desierto Marrakech.

Llegada al desierto

Salvo en el caso de Erg Chigaga, donde se produce un cambio gradual hasta que tomamos los 4×4 de camino a nuestro destino final en el desierto, es imposible seguir conduciendo. En los demás desiertos experimentamos el cambio drástico de los pueblos y la ciudad a las vastas extensiones de arena del Sahara. Depende de cada caso, pero hay aproximadamente entre 1 y 4 millas (2-6 km) desde la carretera hasta el campamento.

En ese momento, cambiamos al medio de transporte más noble de los nómadas y fiel compañero de viaje, es decir, un camello. Es una forma de viajar que, aunque recomendable y envolvente (no se me ocurre una forma más adecuada de recorrer el desierto) suele causar cierta impresión.

Un domador nos vigilará y nos asignará un camello a cada uno, dependiendo de nuestro tamaño y de la edad y fuerza del animal. Lo hará arrodillarse y nos dejará subir. Luego levantará las patas delanteras y mientras nos inclinamos ligeramente hacia delante. Luego, levantará el trasero, a lo que responderemos inclinándonos hacia atrás.

El hecho de que dar un paseo a lomos de un camello suela provocar un ligero recelo no es casualidad: al fin y al cabo, hay una distancia de entre 1,5 y 2 metros desde donde nos sentamos hasta el suelo. Sin embargo, tras los primeros 10 minutos nos sentiremos en control y disfrutaremos de la espectacular vista desde la altura de las dunas.

En cualquier caso, hay alternativas, como llegar al campamento en un 4×4 (por el que probablemente tendremos que pagar un extra) o, simplemente, caminar junto al camello. Será una experiencia algo similar a un paseo por la playa, aunque el terreno es más accidentado y la arena más fina, por lo que los pies se hundirán más.

Del atardecer al amanecer: Una noche en el desierto

Una vez que lleguemos al campamento, nos centraremos en instalarnos. Con la emoción en el aire, la tarde dará paso a la noche sin apenas darnos cuenta. Al día siguiente tendremos la oportunidad de admirar el amanecer, que será aún más espectacular.

A pesar de que algunos lo pintan como una gran fiesta que dura hasta altas horas de la madrugada, una noche en el desierto refleja la sencillez de nuestro entorno. Una cena bereber, música improvisada alrededor de una hoguera y la conversación con otros viajeros son los tres únicos elementos necesarios.

La cena, que comenzará al atardecer, suele consistir en harira, tajin y fruta servidos en una tienda común más grande. Luego disfrutaremos de una hoguera en el centro del campamento amenizada con tambores y cánticos. A medianoche, algunos optan por ir a su tienda a dormir. Otros optan por pasear por el campamento en la oscuridad de la noche o tumbarse en la arena fresca mientras miran el cielo estrellado y charlan con los compañeros de viaje.

Esta experiencia íntima entre los aproximadamente 15 viajeros que comparten el campamento dura al menos hasta la medianoche, a veces hasta la 1:30 de la madrugada. No es en absoluto la fiesta que a veces se hace pasar por tal. Verás que no sólo no necesitamos ese tipo de alboroto para disfrutar de una noche en el desierto, sino que incluso le quitaría valor a la experiencia.

Amanecer en el Sahara

Aunque el ambiente por la noche es mágico, me atrevería a decir que el amanecer lo es aún más. En ningún otro lugar he sentido cómo el sol dibuja y pinta el paisaje. Por desgracia, tiene dos inconvenientes: levantarse muy temprano para ver el amanecer (entre las 6:00 y las 7:30) y subir a la duna más alta para conseguir el mejor punto de vista.

Hay dos tipos de personas: las matutinas y las no matutinas. En mi caso, desayuno en absoluto silencio y necesito al menos una hora para acostumbrarme a que ha empezado un nuevo día. Así que la idea de levantarme muy temprano y, sin siquiera desayunar, escalar dunas y más dunas mientras me hundo más y más en la arena del desierto, no es algo que me atraiga precisamente.

A pesar de ello, nunca he estado en el desierto sin sacar fuerzas de flaqueza. Contemplar cómo las montañas de arena, gradual y sutilmente, se tornan rojizas, debería ser la máxima prioridad de todo viajero.

Después desayunaremos y, con suerte, podremos disfrutar de una reconfortante ducha, ya sea porque el campamento dispone de ellas o incluso, en el caso de Merzouga, porque iremos a una posada donde podamos hacerlo.

Más tarde volveremos al vehículo para continuar la ruta y comprobar cuál de nuestros compañeros de viaje ronca porque, siendo sinceros, son muy pocos los que no aprovechan la vuelta para recuperar el sueño.

Algunos consejos

Mi madre siempre decía que «más vale prevenir que curar». Así que te voy a dar una serie de recomendaciones para desenvolverte con soltura en este espacio mágico pero inhóspito:

Lleva sólo una mochila: Lo ideal es que añadas una mochila a la maleta de viaje que utilizas normalmente, donde guardarás una muda de ropa y algunos otros objetos que consideres imprescindibles. Haciendo esto tendrás más espacio en tu tienda, y no tendrás que arrastrar una maleta por el medio del desierto.

Incluye en tu equipaje un gorro de abrigo: las temperaturas bajan mucho por la noche, lo que sumado a la humedad hará aconsejable cubrir la única parte de nuestro cuerpo que la manta no puede, o corres el riesgo de levantarte con un considerable dolor de cabeza .

También es recomendable llevar una gorra y un pañuelo: la gorra te ayudará a evitar la insolación si pasas mucho tiempo al aire libre durante el día, y el pañuelo te protegerá la cara de las tormentas de arena que puedan surgir cuando vayas en camello.

Lleve un buen calzado, a ser posible botas, porque la arena es tan blanda que los pies se hunden y se mete fácilmente en el calzado. Por ello, lleve calcetines gruesos y un calzado robusto y de suela ancha, que cubra bien por encima del tobillo, para evitar rozaduras y otras molestias.

Es una buena idea llevar algo de comida y agua: aunque el desayuno y la cena estarán previstos, probablemente necesitará una botella de agua adicional para el resto del día, y también puede necesitar algo para picar.

Si quieres animar la velada, te recomiendo que lleves alcohol. Al llegar, entierra la botella en la arena para que esté fresca cuando la abras.

Lleva una powerbank, aunque no habrá internet (a no ser que el campamento esté al lado de una posada), querrás hacer fotos y vídeos con tu móvil y/o cámara durante la noche y el día siguiente, y, como la energía es limitada, lo más probable es que los gestores corten la electricidad por la noche.

Por último, si usas lentillas, te aconsejo que las guardes y uses gafas en su lugar. Por mucho cuidado que tengas, es muy probable que algo de arena fina acabe en tus ojos, lo que sería muy molesto.

Y con estas recomendaciones terminamos el artículo. Espero que os haya sido útil y que escuchéis a vuestra persona interior que quiere emprender una nueva aventura. ¡Mucho amor para todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Optimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.