...
15 Mejores lugares visitar en Marruecos

15 Mejores lugares visitar en Marruecos

Algunos de los mejores destinos de Marruecos son ya mundialmente conocidos, aunque usted no se dé cuenta.

Marruecos está repleto de una rica historia, una intensa cultura, una impresionante belleza natural y un sinfín de oportunidades para que los viajeros exciten sus sentidos.

Caminando por cualquier destino marroquí, se pueden oler las hojas de menta fresca, el incienso, el perfume, el cuero y las brasas humeantes que chisporrotean bajo un tagine asado.

Se oye a los lugareños hablar en árabe y francés, y a veces en español en el norte. La sensual música árabe sale de las tiendas y la «llamada a la oración» resuena cinco veces al día en los altavoces de las mezquitas Desierto Marrakech.

Puede sentir el calor del norte de África calentando su piel mientras sus pies recorren las callejuelas de piedra o las costas de arena.

Su línea de visión está llena de coloridos trajes tradicionales, alfarería y cerámica estampada, altísimas pilas de especias, bulliciosos mercados de fruta y calles congestionadas de coches, motos y burros.

Viajando por el país, se encontrará con magníficas playas, escarpadas cordilleras, doradas arenas del desierto, sinuosas carreteras, pueblos agrícolas, cascadas, bosques, mezquitas, museos, antiguas ruinas romanas, curtidurías, medinas y mucho más.

Con tanta diversidad, puede resultar abrumador intentar planificar un viaje para visitar Marruecos.

El país está lleno de atracciones turísticas famosas y de joyas ocultas, pero por suerte hay algo para todos.

Los mejores lugares para visitar en Marruecos

Este artículo enumera algunos de los lugares más emblemáticos e imprescindibles que hay que ver en Marruecos.

Los destinos están organizados en tres categorías: ciudades, pueblos de playa y lugares de belleza natural.

Esperamos que esta lista le ayude a elegir los mejores lugares para visitar en Marruecos que se adapten a su estilo de viaje, y le convenza para reservar un viaje para visitar Marruecos.

1) Marrakech

Marrakech, la ciudad más visitada de Marruecos, es un bullicioso centro de viajeros y lugareños.

Muestra la cultura tradicional marroquí de una manera accesible para los turistas, con una extensa medina que vende artesanía y recuerdos y el Jardín Majorelle, famoso en Instagram, que cuenta con una arquitectura y un paisaje preciosos.

Jema El Fnaa es la plaza principal de Marrakech, aunque creo que el verdadero encanto de la ciudad se encuentra fuera de esta zona.

Jema El Fnaa es increíblemente turística y los lugareños explotan a los animales para las fotos de los turistas.

Intente evitar este desorden y aventúrese en otras zonas de Marrakech para disfrutar de una mejor experiencia.

Visite las Tumbas de Saadien por 70 dirhams y maravíllese con las intrincadas obras de arte y el diseño que adornan las tumbas de la dinastía marroquí de los Saadien de los siglos XVI y XVII.

Después, pasee por el mercado local de la calle Derb Demnat y disfrute de dátiles frescos, cactus y jugosos melocotones.

Tome un té de menta en un café, busque remedios naturales únicos en una tienda de hierbas medicinales y disfrute de las obras de arte del Museo de la Fotografía.

Marrakech es la puerta de entrada perfecta a la cultura marroquí, por lo que es una gran primera parada para los viajeros.

2) Rabat

La capital marroquí está repleta de atracciones y monumentos históricos que la convierten en uno de los mejores lugares que visitar en Marruecos.

Visite el Museo de Arte Moderno y el Museo Arqueológico Nacional para conocer la cultura y el arte marroquíes.

O recorra el Palacio Real y vea dónde vive la realeza marroquí.

Otras estructuras arquitectónicas impresionantes son la Kasbah de los Udayas, el Mausoleo de Mohamed V y su vecina, la Torre Hassan, que estaba destinada a ser el mayor minarete del mundo pero que a día de hoy sigue inacabada.

Las tres están situadas a lo largo del río Bou Regreg, que serpentea por la ciudad.

Después de sumergirse en la historia de Rabat, diríjase al sur de la ciudad para descansar en la playa de Temara o en la de Skirat.

Temara está más cerca de la ciudad y es un poco más accesible.

Pero Skirat es conocida por ser una de las playas más bellas y cuidadas de Marruecos.

3) Fez

Conocida como la capital cultural de Marruecos, Fez es famosa por su importancia histórica y su cultura tradicional bien conservada.

El turismo está en alza a medida que Fez se hace más conocida.

Hay muchos albergues para mochileros, bonitos hoteles y lujosos riads que se adaptan a cada viajero.

Sin embargo, Fez sigue siendo muy auténtica y los viajeros pueden experimentar un pequeño choque cultural.

La Medina de Fez es la más antigua del mundo y se dice que tiene más de 9.000 calles.

Prepárese para perderse en la Medina porque es inevitable. Pero la sobrecarga sensorial y el conocimiento cultural que encontrará en este laberinto de calles bien merecen el caos.

Disponer de una aplicación de navegación sin conexión, como Maps.Me, puede ser muy útil para ayudarle a encontrar la salida de la Medina.

Mientras pasea por la Medina, deténgase en la Curtiduría de Chouara, la mayor del mundo.

Aquí podrá ver cómo los lugareños fabrican el cuero con métodos tradicionales.

Al entrar, alguien suele entregarle una ramita de menta para que pueda taparse la nariz y bloquear algunos de los fuertes y penetrantes aromas de la curtiduría.

Aventúrese fuera de la Medina para ver el tamaño más moderno de Fez.

Bab Bou Jeloud, o la «Puerta Azul», y el Palacio Real son dos lugares muy bellos y bien cuidados que hay que ver en Fez.

Sólo hay que tener la mente abierta cuando se viaja por Fez y apreciar la autenticidad de la ciudad.

4) Tánger

Para cualquiera que viaje a Marruecos desde el sur de España, ésta es la primera ciudad marroquí que conocerá.

Situada en el estrecho de Gibraltar, Tánger es una buena ciudad de transición entre Europa y África.

Es una ciudad portuaria sobre el agua, pero las playas no son tan bonitas como otras de Marruecos.

Por ello, los viajeros a Tánger deben centrarse más en los aspectos históricos y culturales de la ciudad.

Encrucijada cultural, aquí se pueden encontrar influencias tradicionales norteafricanas en el casco antiguo y la medina, donde los edificios están pintados de un blanco elegante.

Visite el Café Hafa, una famosa cafetería junto al mar que sirve bebidas y aperitivos tradicionales y ofrece una preciosa vista del océano.

En la Medina también se encuentran las tumbas fenicias, la antigua Kasbah, un museo de la Kasbah y Dar el Makhzen, una obra maestra histórica que fue un palacio del sultán pero que ahora es un museo de artefactos.

Para disfrutar de una experiencia gastronómica local, visite el mercado de agricultores bereberes los jueves y domingos para comprar productos frescos.

O aventúrese en el enorme mercado del Gran Socco, abierto todos los días.

También hay una Ciudad Nueva, conocida como Ville Nouvelle, que desprende un elegante ambiente francés con su intrincada arquitectura y sus amplios bulevares llenos de tiendas.

La plaza de Francia es el corazón de la Ville Nouvelle, y es uno de los mejores lugares de Marruecos para encontrar cafés y restaurantes de moda.

5) Casablanca

Aunque Rabat es la capital del país, Casablanca es la ciudad más grande, con una población de unos 3,4 millones de habitantes.

Esta ajetreada ciudad costera es uno de los lugares más desarrollados de Marruecos, con una próspera escena de entretenimiento y un creciente sector empresarial.

Como Casablanca es una de las ciudades más modernas de Marruecos, aquí se puede encontrar cocina internacional, casinos, discotecas, tiendas de lujo y uno de los mayores centros comerciales del mundo, el Morocco Mall.

En contraste con la Medina Vieja, la ciudad también cuenta con una Medina Nueva construida en la década de 1930, llamada Quartier Habous.

Esta Nueva Medina es mucho más limpia y refinada que la Vieja, aunque muestra la influencia europea moderna más que la autenticidad.

El mar de Casablanca no es el más agradable para nadar.

Pero un buen paseo o trote por la Corniche, o bulevar frente al mar, es una forma estupenda de disfrutar de la brisa marina.

En esta acera junto al mar se encuentra la Mezquita Hassan II, posiblemente la mejor atracción de Casablanca.

Al ser una de las mayores mezquitas del mundo, el impecable diseño y el gran tamaño de este monumento religioso son un regalo para los ojos.

Debido a la película clásica del mismo nombre, Casablanca es también quizás el lugar más conocido y mejor para visitar en Marruecos.

6) Meknes

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Meknes es el destino perfecto para los amantes de la historia y los curiosos de la cultura.

Es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y fue capital marroquí en el siglo XVII.

Como Meknes es menos popular que la cercana Fez, los viajeros pueden disfrutar de la importancia histórica de la ciudad sin las multitudes de las grandes urbes.

La medina de Meknes se remonta al siglo IX y está custodiada por la hermosa puerta de azulejos Bar Mansour.

Pasee por ella para conocer el pasado de Marruecos y disfrute de la artesanía local.

Deténgase en el Museo de Meknes para explorar el colorido arte marroquí, que incluye alfombras y textiles, alfarería y cerámica, y ropa y joyas.

Otros lugares destacados de Meknes son el Museo de Arte Marroquí, también conocido como Dar Jamai, el Museo de Cerámica Borj Belkari, el Mausoleo del Sultán Moulay Ismail y las Ruinas de las Caballerizas Reales.

Una de las ruinas más famosas y mejor conservadas de Marruecos, Volubilis, se encuentra justo al norte de Meknes y constituye una magnífica excursión de un día desde la ciudad.

7) Chefchaouen

Enclavada en las montañas del Rif, Chefchaouen puede ser el lugar más pintoresco de Marruecos.

Los viajeros acuden aquí desde todo el mundo para fotografiar la «Perla Azul de Marruecos», como se suele llamar a esta pequeña ciudad por sus viviendas pintadas de azul.

Pasear por Chefchaouen es como un sueño debido a toda la pintura azul.

Ya sea un azul pastel pálido o un azul real intenso, el tono se mezcla con la elegante arquitectura para que cada calle parezca sacada de una postal.

Comprenderá por qué es uno de los mejores lugares para visitar en Marruecos una vez que pase unas horas deambulando por la ciudad.

El lugar más pintoresco de la ciudad es el casco antiguo, y los puntos más fotografiados son la «Calle Azul», la plaza El Haouta y la calle El Asri.

En todas ellas se pueden ver magníficas muestras de pintura azul y un diseño increíble.

Así que merece la pena esperar entre la multitud para ver estas vistas.

Si explora a primera hora de la mañana, evitará la mayoría de las multitudes.

Para ver el lado más local de Chefchaouen, aventúrese en cualquier lugar fuera del abarrotado casco antiguo y encontrará cafés y mercados locales muy baratos.

Esto será mejor para su cartera que comer en uno de los muchos restaurantes para turistas.

8) Alhucemas

Situada en el mar Mediterráneo, Alhucemas es la escapada playera perfecta para quienes viajan por el norte de Marruecos.

Los españoles ayudaron a desarrollar la ciudad a principios del siglo XX, y hoy en día Alhucemas es una importante ciudad portuaria y cuenta con una próspera industria pesquera.

Sus playas son de las más bonitas y limpias del país.

La playa del Quemado está a un paso del centro de la ciudad. La playa de Calabonita es conocida por sus aguas cristalinas y turquesas.

Otras playas encantadoras de la zona son Thara Youssef, Sfiha, Matadero y Souani.

Alhucemas también está situada en el extremo norte de las montañas del Rif, por lo que hay muchos acantilados escarpados que realzan el paisaje.

El Parque Nacional de Alhucemas ofrece muchas oportunidades para practicar el senderismo, el ciclismo de montaña y admirar la espectacular y aparentemente intacta belleza natural.

9) Safi

Esta ciudad costera marroquí menos conocida es ideal para los surfistas y los vagabundos de la playa.

Safi no es muy turística, lo que es ideal para conocer la cultura local.

La medina está repleta de tiendas que venden magníficas cerámicas y cafés tradicionales que venden sardinas frescas, azucarados tés a la menta y suculentos tagines.

La playa principal consiste en una enorme extensión de arena dorada enmarcada por una larga acera y cafés hipster.

Durante el invierno, las olas atraen a surfistas de todo el mundo, y durante todo el año el agua es fría y refrescante.

Conduzca unos 15 minutos al norte de la playa principal de Safi hasta la playa de Lalla Fatna para disfrutar de un lugar más aislado para tomar el sol.

En las playas observará que la mayoría de las mujeres locales visten de forma conservadora.

Si eres mujer, no hay normas concretas sobre lo que puedes o no puedes llevar en la playa.

Pero puedes optar por cubrirte lo máximo posible para mezclarte con los lugareños y mostrar respeto por su cultura.

10) Asilah

Asilah es un crisol de culturas que reside en el océano Atlántico, lo que la convierte en uno de los mejores lugares para visitar en Marruecos.

Aquí se pueden encontrar fortificaciones construidas por los portugueses, un casco antiguo con influencia española y edificios encalados que recuerdan a los de Grecia.

A pesar de toda esta multiculturalidad, el encanto marroquí sigue brillando con los mercados tradicionales de la ciudad.

El jueves, en particular, es el día de mercado más concurrido, donde los artistas locales exponen sus obras y los viajeros pueden comprar productos tradicionales y recuerdos.

Los amantes del arte también pueden visitar la famosa galería de arte conocida como Aplanos, o asistir al Festival Anual de las Artes en agosto.

Para disfrutar del mar, las dos playas más cercanas al centro de la ciudad son Asilah Beach, a unos 4 km al norte del centro de la ciudad, y Paradise Beach, a unos 7 km al sur del centro de la ciudad.

La distancia extra hasta Paradise Beach puede merecer la pena, ya que esta playa es más grande y está menos concurrida que la de Asilah.

11) Essaouira

Esta encantadora ciudad costera es una popular excursión de un día desde Marrakech, aunque algunos viajeros prefieren quedarse allí unos días.

Anteriormente conocida como Mogador, esta ciudad portuaria tiene una rica historia en la ruta comercial de las caravanas.

Los habitantes del desierto del Sáhara y de las montañas del Atlas solían viajar a Essaouira para exportar sus productos al mundo.

Aunque hoy en día la ciudad se ha convertido en un destino turístico más relajado y uno de los mejores lugares para visitar en Marruecos.

La ciudad está enmarcada por las fortificaciones que el rey Mohamed III del siglo XVIII construyó para proteger el importante centro comercial.

Suba a estas murallas para sentir el feroz viento del Atlántico en su piel y contemplar el océano y la playa cercana.

No deje de explorar la colorida y carismática Medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Y visite el mercado de pescado local si puede soportar el penetrante olor a marisco.

Tanto si va en coche a Essaouira como si hace una excursión de un día desde Marrakech, lo más probable es que se cruce con cabras en los árboles en las afueras de la ciudad.

Esta zona de Marruecos está repleta de árboles de argán, y las cabras se suben literalmente a los árboles para comer las nueces, las semillas y los frutos.

Es posible que tenga que dar una propina al granjero local propietario de las cabras si quiere hacer fotos. Pero merece la pena para captar este espectáculo escandaloso.

12) El Atlas

Un viaje a Marruecos estaría incompleto sin explorar la impresionante cordillera del Atlas.

Mucha gente considera que Marruecos es caluroso y árido. Pero en las grandes alturas del Atlas se pueden encontrar temperaturas más frescas y a veces incluso nieve.

La cordillera del Atlas está repleta de pueblecitos y ciudades bereberes, pero Imlil es un gran punto de partida para las aventuras en la zona.

Se puede acceder fácilmente a Imlil desde Marrakech en taxi compartido. Y encontrará que hay unos cuantos albergues baratos y muchas casas de huéspedes agradables para los viajeros.

Desde Imlil se puede comenzar la caminata de varios días hasta la cima del monte Toubkal, la montaña más alta del norte de África.

Desde Imlil también se pueden hacer muchas excursiones de un día en el Parque Nacional de Toubkal, como un circuito por las colinas del pueblo y una excursión de un día entero a una cascada.

Tanto si elige unas cuantas excursiones más cortas como una larga, le garantizamos que encontrará majestuosos picos de montaña, pequeñas aldeas remotas con amables lugareños y mucha fauna, como ovejas, burros y cabras.

Asni es otro pueblo cercano a Imlil, un poco más pequeño y menos turístico.

También se puede utilizar este pueblo como base para hacer senderismo por el Parque Nacional del Toubkal.

Oukaimeden es otro de los destinos más populares de la cordillera del Atlas, ya que es uno de los pocos destinos para esquiar en Marruecos.

En el viaje hacia las montañas desde Marrakech, lo más probable es que se recorra el paso de Tizi n’ Tichka, que es una carretera sinuosa de infarto que atraviesa los acantilados.

El trayecto no es apto para pusilánimes, pero las vistas son impresionantes y siempre se puede confiar en los conductores marroquíes.

13) Ouarzazate

Situada entre las montañas del Atlas y el desierto del Sahara, muchas excursiones por el desierto pasan por aquí de camino al Sahara.

Si no hace una excursión organizada, intente aventurarse en el «Hollywood de Marruecos».

El accidentado y polvoriento paisaje desértico de la zona, lleno de kasbahs, palacios y viviendas rústicas, atrae a cineastas de todo el mundo.

Entre las películas y series rodadas en Ouarzazate se encuentran Gladiator, Juego de Tronos, Ben Hur, La Momia, Las colinas tienen ojos y El reino de los cielos.

Puede realizar una visita guiada a los Estudios Cinematográficos Atlas para conocer el proceso de realización de las películas. Además, hay un Museo del Cine que expone obras de arte utilizadas en las películas.

A unos 30 km al noroeste de Ouarzazate se encuentra otra ciudad tradicional marroquí situada en la cima de una colina que también se utiliza para rodar películas.

Aït Benhaddou es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y unas pocas familias locales siguen viviendo en el diminuto pueblo, vendiendo sus recuerdos tradicionales a los turistas.

A unos 130 km al noreste de Ouarzazate se encuentra el pintoresco valle del Dades.

Aunque está un poco lejos de Ouarzazate, se encuentra en la ruta hacia el Sáhara. Por ello, si se pasa por allí de todos modos, hay que detenerse aquí.

El río Dades ha esculpido sinuosas curvas y valles en los áridos acantilados, y el desfiladero de Todra, en particular, es una popular oportunidad para hacer fotos.

14) Desierto del Sahara

Algunas personas visitan Marruecos únicamente para ver el desierto del Sahara.

Como el mayor desierto caliente del planeta, el Sáhara es un verdadero fenómeno natural.

Marruecos es tal vez la puerta de entrada más conveniente a este mar de arena.

La forma más fácil de visitar el desierto es reservar una excursión desde Marrakech.

Aunque es posible hacerlo por cuenta propia mediante el transporte público y encontrando alojamiento en una de las ciudades cercanas.

La mayoría de las excursiones incluyen el transporte de ida y vuelta desde Marrakech, que tarda unas 10 horas, así que prepárese para un largo día de viaje.

Pero al llegar al desierto, podrá disfrutar de excursiones en camello, tiempo libre para explorar las dunas, comidas tradicionales, observación de las estrellas y una maravillosa hospitalidad.

Merzouga es una de las ciudades más populares del desierto, ya que se encuentra junto a las enormes dunas de Erg Chebbi.

Aunque este lugar está muy cerca de la frontera con Argelia, los límites del país no parecen importar en absoluto mientras se contemplan ondulaciones aparentemente interminables de suave arena dorada.

Otro lugar para ver el Sáhara es la ciudad desértica de Mhamid, que conduce a las dunas de Erg Chingaga.

Ambas dunas son hermosas, aunque esta última es un poco menos turística. Sin duda, el desierto del Sáhara es uno de los mejores lugares para visitar en Marruecos.

15) Cascadas de Ouzoud

Durante su estancia en Marrakech, escape de la ciudad y aventúrese a las cascadas de Ouzoud.

Esta zona es muy remota y no hay transporte público directo desde Marrakech, así que la opción más fácil es reservar una excursión de un día.

Por unos 200-250 dirhams, se puede reservar una excursión de un día con cualquiera de las innumerables agencias de viajes de Marrakech, y se obtendrá transporte de ida y vuelta en una cómoda minivan.

Se trata de una aventura de un día completo, ya que el viaje dura unas 3 horas en cada sentido y tendrá unas horas para relajarse en las cataratas.

Una vez que baje del autobús, un lugareño intentará convencerle de que pague por una visita guiada.

No es necesario, ya que es muy fácil explorar las cataratas por cuenta propia.

Las cataratas son sencillamente impresionantes, con múltiples y enormes cascadas que truenan hacia el desfiladero del río El-Abid.

Unas escaleras suben y bajan por el cañón de las cataratas para que pueda caminar hasta el fondo y bañarse en las pequeñas piscinas de la base de las cataratas.

Las mismas escaleras conducen a un mirador, desde donde se puede contemplar toda la cascada y ver a los adorables monos de Berbería columpiarse en los árboles.

No olvide contratar un seguro de viaje antes de viajar a Marruecos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Optimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.